San Felipe Neri


Oración a San Felipe Neri

¡Oh mi glorioso protector San Felipe!, que viviendo sobre esta tierra fuisteis tan amante de la humildad que tuvisteis por cosa vil no solo las alabanzas, sino que hasta el mismo aprecio de los hombres; alcanzad también para mí esta tan hermosa virtud. Ya veis cuán orgulloso soy en mis pensamientos, cuán altanero en mis palabras, y cuán ambicioso en mis obras. ¡Ah! Alcanzadme la humildad de corazón, y que mi entendimiento destierre de sí toda altanería, y que tenga profundamente impreso aquel vil sentimiento que tuvisteis de Vos mismo, considerándote como el peor de todos los hombres, y por eso os alegrasteis de ser despreciado, y Vos mismo buscasteis los medios de ser tenido en nada. Sí, Santo mío, alcanzadme la verdadera humildad de corazón y el bajo conocimiento de mi nada; para que siendo yo despreciado, me alegre de ello; viéndome postergado, no me dé por ofendido; siendo alabado no me ensoberbezca; sino que solo busque ser grande a los ojos de Dios, y reciba únicamente de El toda mi exaltación.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.


Home